La cultura de la conversación

En este curso estudiaremos La princesa de Cléves (1678), de Madame de Lafayette, las cartas a la hija, de Madame de Sévigné (1626-1696), Las preguntas sobre el amor, de Marie Linage, Las máximas de Francois de La Rochefoucauld y las máximas de Chamfort.

Inicio:
agosto 6, 2018
Código
LITE-4506
Créditos:
3

Profesores:

Francia Goenaga
Profesor Asociado

En El Pastor Fido, del italiano Guarini se dice que “la honestidad es un arte de parecer honesto”, tal afirmación tiene connotaciones diversas en el siglo XVII, entre ellas una redefinición de la “virtud”, que pasa de ser una capacidad innata para convertirse en una manifestación social. La teoría de la honestidad no es abstracta, su pragmatismo llega a diferenciar tanto l’honnête-homme” de la “honnête-femme” como del hombre deshonesto. En Francia, particularmente, bajo el reinado de Luis XIV, conceptos como los de “virtud” y “honestidad” que aparecen bajo el dominio del “sentido común” son inseparables de fenómenos culturales como el del jansenismo y su pesimismo teológico.

Las formas artísticas expresan esta visión ”trágica”, en términos de Lucien Goldmann, en donde la búsqueda del absoluto se ve escindido al abordar los conceptos mismos que lo sostienen –la relativización de la virtud- desde el género novelesco, en donde sobresalen novelas de pastores (muchas de ellas escritas por mujeres de la nobleza como Mme de Scudèry, por ejemplo, y Mme de Lafayette), pasando por las fábulas (La Fontaine), el teatro (Racine), el género epistolar (Las cartas de Madame de Sevigné) y la escritura fragmentaria (máximas, aforismos, caracteres, pensamientos y preguntas).

En este curso estudiaremos La princesa de Cléves (1678), de Madame de Lafayette, las cartas a la hija, de Madame de Sévigné (1626-1696), Las preguntas sobre el amor, de Marie Linage, Las máximas de Francois de La Rochefoucauld y las máximas de Chamfort Cada una en un género distinto que demostrará la riqueza de este siglo: la cultura de la conversación, la teoría de la honestidad, preocupaciones filosóficas como la búsqueda de la felicidad y preocupaciones teológicas como la del Jansenismo. Con La princesa de Cléves , Madame de Lafayette dará un giro moderno, presente, posteriormente, en grandes novelas del XIX como Madame Bovary. ¿Qué pasión es ésta que disfraza más que enceguecer?, nos preguntaremos también con Marie Linage (1641-1662) y sus Preguntas sobre el amor; o Las cartas a la hija de Madame de Sévigné (publicadas en 1725, escritas desde 1669) cuya lectura nos transportará al salón de la rue Vaugirard a donde asistía también Corneille, para finalmente demostrar con La Rochefoucauld y Chamfort que los principios de la civilización occidental están en te

Profesora: Francia Goenaga