Sacar el oficio del editor del romanticismo y llevarlo a la profesionalización. Nuevo programa Los oficios del libro: curaduría, edición y publicación

El editor no es un corrector de textos. Es un curador de contenidos y es un emprendedor. Así lo contempla el nuevo programa de Educación Continuada que ofrece la Facultad de Artes y Humanidades: Los oficios del libro: curaduría, edición y publicación.

El objetivo de Los oficios del libro: curaduría, edición y publicación es avanzar en la necesidad que desde 1993 identificó la Ley colombiana del libro (Ley 98 de 1993): la profesionalización del oficio del editor. Esto quiere decir que los actores involucrados en todos los eslabones de la cadena de edición de libros necesitan formación especializada para entrar y mantenerse con éxito en el mundo de los libros, particularmente en Colombia. Este programa ofrece esa formación. 

Nuestro profesor de cátedra Juan Carlos Rueda, quien lo coordina junto con el profesor asociado Jerónimo Pizarro, explica que este es un programa “para no quedarse con los libros debajo de la cama”. La importancia de la formación del editor está en que, además de sacar adelante contenidos de excelente calidad, debe servir para resolver las preguntas críticas del negocio.

“¿Yo realmente quiero imprimir 500 copias de mi libro? Porque la imprenta lo que va a querer es vender la mayor cantidad de libros al menor precio. ¿Me va a sonar bien el negocio que me pintan? Porque me van a decir que si imprimo 1000 me va a costar menos que si imprimo 500. Y si imprimo 500 me va a costar menos que si imprimo 200. ¿Necesito 1000 libros? ¿Qué haces con ese material? ¿Dónde lo pones? ¿Dónde lo exhibes? ¿Cómo lo exhibes? ¿Cuál es mi mercado? ¿Ya pensé cuáles son mis posibilidades dentro del mercado? ¿Cuáles son mis clientes? ¿Cuáles son mi lectores? ¿Dónde los voy a buscar?”, pregunta el profesor Rueda.

La formación de este programa estudia el proceso del libro desde el manuscrito hasta que llega al lector. Se compone de tres etapas que combinan teoría y sesiones prácticas. En la primera, los participantes aprenderán sobre la curación de contenidos desde el archivo de fuentes primarias, sobre el tratamiento de diferentes versiones de una obra y también de obras finalizadas que requieren revisión. En la segunda etapa se contemplan los pasos que hacen posible la materialidad del libro: trabajo con el autor, corrección de textos, diseño de maquetas, diseño de colecciones, planteamiento y construcción del proyecto editorial y proceso de prensa. La última fase del programa se ocupa de la distribución, divulgación y venta hasta que el libro llega al lector. “Queremos darles herramientas a los estudiantes para que produzcan unos magníficos contenidos, unos resultados materiales muy pulidos y también en un éxito comercial que haga que ese proceso sea sostenible”, dice Juan Carlos Rueda.

El profesor Rueda hace énfasis en la última etapa del programa: “Lo último es importante, porque el proceso del libro no termina cuando sale de la imprenta sino en el hecho de hacerlo público. Es la cuestión menos romántica del oficio, entonces, los editores y aspirantes a editores suelen dejarlo de lado, pero es vital para el negocio”, dice Juan Carlos Rueda. “El editor tiene que saber cómo se hace un reporte de ventas y un inventario y también cómo tratar con una librería. Es un negocio, no es solamente una relación romántica y bonita del editor con el autor para encontrar al próximo Roberto Bolaño”, aclara.

El programa asume lo digital y los libros digitales como parte integral del proceso de edición. Rueda explica que “En Colombia, así como en Iberoamérica, viene creciendo la edición de libros en exclusivamente digital en relación a los que se editan en formato físico. Los editores tienen que aprender que esa es una realidad del mercado y que tienen que ofrecer a sus lectores los formatos que están leyendo. Lo digital no mata la edición, ni mata el libro. Es una nueva forma de hacer”. Aún así, según el profesor, el programa se centra en la edición del libro físico, que es todavía el que más se vende en Colombia, así como el canal de distribución más utilizado sigue siendo el de las librerías.

Al final del curso los estudiantes plantean un proyecto que puede ser el de un sello editorial, de una publicación, de una colección, etc. Los proyectos se construyen partiendo de las herramientas que se ofrecen durante el programa que, además, permiten crear comunidad editorial, es decir, entender quiénes son los actores gremiales y gubernamentales que participan de la creación de libros. “Van a poder saber la actualidad de lo que está sucediendo para poder tener discusiones con esos otros actores de la comunidad del sector del libro” explica nuestro profesor.

“A medida que van entrando más tecnologías al mercado, los mercados de lectores se complejizan, ya no son homogéneos, sino que son cada vez más mercados de nicho, de diferentes formas de leer. La ruta de distribución se hace menos obvia porque se venden menos libros pero se producen más, hay más oferta editorial para los mismos sectores. En este contexto el editor no puede ser un trabajador con oficio, necesita mejores herramientas para enfrentarse eficientemente a esta industria y tener éxito. Debe ser un editor que ayude a la industria a crecer, evolucionar, organizarse y formalizarse”, concluye Juan Carlos Rueda.

Consulte toda la información sobre Los oficios del libro: curaduría, edición y publicación e inscríbase aquí.