Ciclo Luis Ospina | Agarrando pueblo & Pura sangre

Participan:

Lucas Ospina
Profesor Asociado
Juan Fernando Herrán
Profesor Titular

Inicia

febrero 17, 2020 - 5:00 pm

Termina

febrero 17, 2020 - 8:00 pm

Dirección

Edificio Mario Laserna, auditorio ML C - Universidad de los Andes, Bogotá.   Ver mapa

Categorías

Arte , Encuentro , Sesiones

El ciclo dedicado al trabajo cinematográfico de Luis Ospina pone de relieve diferentes facetas de su obra, desarrollada a lo largo de 5 décadas. Con un fuerte arraigo en el documental, Ospina no dejó de experimentar con diversos géneros y formatos, llegando incluso a dirigir y producir Pura Sangre, película de ficción que se convirtió en un hito de la cinematografía colombiana.

Entrada libre hasta completar aforo.

Cortometraje argumental, 27 minutos.

Dirección: Luis Ospina / Carlos Mayolo.  Producción: SATUPLE (Sindicato de Artistas y Trabajadores Unidos Para la Liberación Eterna).  Guion: Luis Ospina / Carlos Mayolo.  Fotografía (b/n): Fernando Vélez, Enrique Forero, Oswaldo López.  Fotografía (color): Eduardo Carvajal, Jacques Marchal. Montaje: Luis Ospina.  Sonido: Luis Ospina. Asistente de dirección: Elsa Vásquez.  Reparto: Luis Alfonso Londoño, Carlos Mayolo, Eduardo Carvajal, Ramiro Arbeláez, Javier Villa, Fabián Ramírez, Astrid Orozco, Jaime Cevallos. Fotofija: Eduardo Carvajal.  Formato: 16 mm, color, b/n. Duración: 27 minutos.

 Argumento: Película de ficción que simula ser un documental sobre los cineastas que explotan la miseria con fines mercantilistas. Es una crítica mordaz a la “porno-miseria” y al oportunismo de los documentalistas deshonestos que hacen documentales “socio-políticos” en el Tercer Mundo con el objeto de venderlos en Europa y ganar Premios.

 Premios: Primer premio, III Festival de Colcultura, (Bogotá, 1978); Premio Novais -Teixeira (Sindicato Francés de la Crítica de Cine); Festival Internacional del Cortometraje de Lille (Francia, 1979); Premio Interfilm, Festival Internacional de Oberhausen (Alemania Federal, 1979); Mención de Jurado, Festival Internacional de Bilbao, (España, 1979).

Largometraje argumental, 96 minutos.

Dirección: Luis Ospina.  Producción: Luis Ospina, con el apoyo de la Compañía de Fomento Cinematográfico Focine.  Productor asociado: Rodrigo Castaño.  Producción ejecutiva: Héctor Buitrago.  Producción de campo: Rocío Obregón.  Asistentes de dirección: Karen Lamassonne, Alex Martínez.  Guion: Alberto Quiroga, Luis Ospina.  Director de fotografía: Ramón Suárez. Segunda Cámara: Sergio Cabrera.  Asistente de cámara: Jorge Cifuentes.  Jefe electricista: Ernesto Rodríguez.  Música original: Gabriel Ossa, Bernardo Ossa. Música adicional: “Let it Bleed” (The Rolling Stones), “Pa fricassé los pollos” (Daniel Santos), “Tu me acostumbraste” (Olga Guillot), “Sombras” (Felipe Pirela). Montaje: Luis Ospina, Rodrigo Lalinde.  Asistentes de montaje: Karen Lamassonne, Elsa Vásquez.  Dirección artística: Karen Lamassonne.  Storyboard: Karen Lamassonne.  Vestuario: Ivonne Genrich.  Utilería: Ricardo Duque. Maquillaje: Rubén Darío Serna. Sonido: Phil Pearle.  Microfonista: Gustavo de la Hoz.  Mezcla: Michel Carton.  Script: Elsa Vásquez. Jefe electricista: Ernesto Rodríguez.  Tramoya: Ignacio Toivar, Gilberto “Fly” Forero, Pompeyo Tiriat. Fotofija: Eduardo Carvajal.  Reparto: Florina Lemaitre (Florencia), Carlos Mayolo (Perfecto), Humberto Arango (Ever), Roberto “Fly” Forero (Roberto Hurtado), Luis Alberto García (Adolfo), Patricia Bonilla (monja), Alvaro Gutiérrez (Babalú), Rita Escobar (la Madre), César Muñoz (Henry), Luis Eduardo Fernández (Charlie), Victor Sands (Dr. Hughes), Berta Cataño (madre de Perfecto), Ramiro Arbeláez (reportero de TV), Luis Alberto Álvarez (cura).  Afiche: Carlos Duque.  Actuación especial: Franky Linero (Poncho), Mario Rojas (Talía).  Formato: 35 mm, color.  Duración: 98 minutos.

Argumento: Roberto Hurtado, un anciano magnate azucarero, regresa a Cali después de hacerse un examen médico en los Estados Unidos. Lo acompañan en el avión privado su hijo Adolfo y le médico norteamericano Hughes. Este último le revela a Adolfo que su padre padece de una extraña enfermedad que exige transfusiones masivas de sangre de niños o adolescentes del mismo sexo. Dicha enfermedad ha convertido a Roberto Hurtado en un inválido de aspecto monstruoso. Vive aislado del mundo en un penthouse, desde donde controla su imperio económico. Su única comunicación con el mundo exterior es por medio de un circuito cerrado de televisión. Ignora de dónde proviene la sangre que lo mantiene vivo. Los ratos libres los pasa viendo películas en video. Una vez enterado de las exigencias de la enfermedad de su padre, Adolfo, al encontrar unas fotos que comprometen a tres de sus empleados (dos choferes y una enfermera) en un turbio crimen sexual, los chantajea para que le procuren la sangre a como dé lugar. Ever, Perfecto y Florencia conforman una banda de sádico que recurren a métodos inescrupulosos para conseguir la sangre. En incursiones nocturnas atrapan a sus víctimas y los someten a sus perversiones sexuales antes de sacarles la sangre y asesinarlos. La extraña desaparición de niños y la recurrente aparición de sus cadáveres desnudos en lugares despoblados (“mangones”) crean un estado de terror y pánico en la ciudad. Son numerosas las versiones que la imaginación popular y la prensa tejen en torno a la serie de crímenes; se habla de un sádico, de un vampiro, de un “Monstruo de los Mangones”…

Premios: Mención al Guión, II concurso de Guiones de Focine, (Bogotá, 1981); Premio a la Mejor Actriz y al Mejor Sonido, Festival Internacional de Cartagena (1982); Mención del Jurado de la Crítica, Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, (España, 1983).