Facultad de Artes y Humanidades

Noviembre 2017
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Diversidad ilustrada

Noviembre 07 2017

Una guía de las 77 especies de aves presentes en campus de la Universidad fue el libro más vendido de Ediciones Uniandes en la Feria del Libro. Luego se volvió exposición.

En 2014, un grupo de amantes de las aves reunidos en el Grupo Uniandino de Ornitología (GUO) se propuso identificar las especies presentes en el campus de la Universidad y hacer una guía de lo que allí se podía ver.

Lo que parecía una idea sencilla puesta en un proyecto pequeño se creció tanto que ahora Los Andes tiene una guía ilustrada de sus aves, una publicación que ya se alista para su tercera edición y resultó ser la más vendida de Ediciones Uniandes en la Feria del Libro de este año.

Cristina Rueda, entonces estudiante de biología, estuvo detrás de la iniciativa: “Le apuntamos al romanticismo de la ilustración científica, como en la Expedición Botánica, y así pensamos en la idea de una guía ilustrada, y no fotografiada, porque la ilustración permite explorar la identificación de las especies”, señala.

Para ese propósito buscaron la ayuda y complicidad de la profesora de Arte Carolina Franco, en su clase Ilustración científica en la Facultad de Artes y Humanidades, y la profesora de Diseño Carolina Rojas, en su clase Ilustración digital en la Facultad de Arquitectura y Diseño. Ambas docentes involucraron la iniciativa en sus proyectos académicos y convocaron a sus estudiantes a desarrollar ilustraciones inspiradas en las aves del campus. Eso, por supuesto, requirió la construcción previa del inventario de las especies, que corrió por cuenta de los integrantes de GUO.

“Teníamos una lista histórica que nos sirvió como base y durante todo un año hicimos tres o cuatro recorridos de avistamiento al mes”, recuerda Cristina. Gracias a esas salidas de observación que realizaban entre 6 y 8 de la mañana, lograron construir el censo de aves en el que registraron 77 especies diferentes, las zonas en las que están y un estimado de la población con la que contaban.

A partir de las descripciones, y algunas fotografías, estudiantes, profesores y exalumos de múltiples disciplinas realizaron las ilustraciones para las que utilizaron técnicas diferentes como acuarela, lápices de color e ilustración digital.

Helena Otálora y Cristina Rodríguez son dos de las ilustradoras. Para ambas fue un proceso enriquecedor que les ayudó a determinar o confirmar su proyección profesional. Otálora, por ejemplo, quiere ser ilustradora de cuentos para niños y esta, su primera participación en un libro, representa el primer paso para labrar ese camino. Por su parte, la experiencia con la Guía ilustrada le sirvió a Rodríguez para saber que lo que quiere hacer en adelante es dedicarse a la ilustración científica. Para ambas, realizar sus ilustraciones de aves fue un proceso divertido pero largo y exigente. De acuerdo con la profesora Carolina Franco, “el dibujo científico está creado para que la gente observe lo que no puede ver, por eso debe ser exactamente igual a la especie real y los colores y los rasgos deben ser exactos. No puede ser una interpretación”.

De ahí que requieran tanto tiempo de elaboración. Para Helena y Karen, el proceso puede llevarse desde unas 13 horas hasta dos semanas en las que la exigencia por los detalles es la clave.

Además de la guía impresa, entre septiembre y octubre se realizó una exposición con las ilustraciones de las 77 diferentes especies de aves del campus. Fue una suerte de culminación de ese proceso de casi cuatro años en el que participaron unas 150 personas y múltiples departamentos de la Universidad: la Vicerrectoría de Investigaciones, la Facultad de Ciencias a través del Departamento de Ciencias Biológicas, la Facultad de Artes y Humanidades con el Departamento de Arte y el Centro de Investigación y Creación, el Departamento de Diseño de la Facultad de Arquitectura y Diseño y Ediciones Uniandes.

Si bien “la idea nació en Biología, buscamos la unión de las demás ramas porque sabíamos que la necesitábamos para enriquecer el proyecto. Fue un gusto trabajar con personas con perspectivas y talentos diferentes cuyo esfuerzo dio como resultado una guía con información científica muy buena y útil y un valor artístico y editorial de diseño muy alto”, señala Cristina Rueda.  “Fue un trabajo conjunto y de constancia. De no ser, así no salen tan buenos los productos finales”, indica por su parte Carolina Franco.

Lo que dicen los participantes

Este proyecto resalta una de las muchas cosas que tiene el campus y logró involucrar a mucha gente en su ejecución. Por eso despertó apropiación y generó unión alrededor de algo que es lo nuestro.

Cristina Rueda, bióloga
Gestora del proyecto

----

Yo soy aficionada a los pájaros y por eso siempre miro para arriba. Cuando estaba pintando el toche amarillo, vi en el campus a dos pajaritos de esos. Verlos es muy exótico y por eso fue un momento muy especial.

Camila Rodríguez, estudiante de música y arte
Ilustradora

----

Participar en el proyecto me permitió cumplir una parte de mi sueño de ser ilustradora y aprender a volver la mirada a las bellezas cotidianas. Pasar por la Universidad ha sido la mejor época de mi vida pero nunca me enteré de que a nuestro alrededor había halcones, gavilanes y lechuzas.

Helena Otálora, exalumna de arte
Ilustradora