Facultad de Artes y Humanidades

Diciembre 2017
L M X J V S D
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Exposición Dos grandes de la narrativa colombiana: María (1867, 150 años) y Cien años de soledad (1967, 50 años)

Noviembre 24 2017

Del martes 21 de noviembre al martes 5 de diciembre del 2017

Sala del Consejo

Rectoría

Universidad de los Andes

Dos grandes de la narrativa colombiana: María (1867. 150 años) y Cien años de Soledad (1967. 50 años)

Las fichas técnicas y los textos que acompañan la nuestra “Dos grandes de la narrativa colombiana” fueron preparados por Andrea Lozano Vásquez. El texto introductorio a Jorge Isaacs conjuga una línea interpretativa esbozada por Carolina Alzate Cadavid y una semblanza de Jorge Isaacs de José María Vergara y Vergara. La biografía de García Márquez y la presentación de su obra estuvieron a cargo de Claudia Montilla Vargas.

Esta muestra fue posible gracias a la generosidad de Pablo Navas Sanz de Santamaría a quien pertenecen estos ejemplares. 



Breve recuento de la vida y  obra de García Márquez

Gabriel García Márquez nació en Aracataca, Magdalena, el 6 de marzo de 1927 y murió en Ciudad de México el 17 de abril de 2014.  Es el escritor más importante de la literatura colombiana y uno de los más notables en la lengua española. García Márquez formó parte del fenómeno literario del Boom latinoamericano, un grupo de escritores latinoamericanos que en la década de 1960 revitalizó la literatura en lengua española. Obtuvo el premio Nobel de literatura en 1982, siendo el cuarto latinoamericano en obtener el máximo reconocimiento mundial, después de Gabriela Mistral (1945), Pablo Neruda (1971) y Miguel Ángel Asturias (1967). Unos años antes, en 1972, su novela Cien años de soledad (1967) había resultado acreedora del prestigioso Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos. La obra de Gabriel García Márquez ha sido traducida en todo el mundo –en particular, Cien años de soledad se puede leer en unas 39 lenguas– y goza de amplio reconocimiento. 

A pesar de que la obra del Nobel colombiano transcurre en un universo típicamente americano y local, por así decirlo, y que el autor se haya conocido como un maestro de lo real maravilloso tal y como lo formulara el escritor cubano Alejo Carpentier en 1948 en el prólogo a su novela El reino de este mundo, no es posible reducir su trabajo narrativo a la mención ligera —y errada— del Realismo mágico como rasgo definitorio de su obra. García Márquez exploró temas históricos en varias de sus obras, principalmente en El otoño del patriarca, de 1975  ­–que se inscribe en la muy latinoamericana tradición de las novelas de dictador– y El general en su laberinto (1989), y la mayoría de sus obras toca el tema de la violencia en Colombia desde muchos ángulos. A pesar de lo anterior, su uso de la lengua, sus estrategias literarias y su técnica narrativa lo ponen en relación con obras cimeras de la literatura moderna en el ámbito mundial. García Márquez reconoció explícitamente la influencia de autores del Modernismo como James Joyce, Franz Kafka y William Faulkner, que en efecto son evidentes en muchas de sus obras. Su manejo narrativo del tiempo, la relación de la literatura con la realidad en sus obras y su despiadada claridad en los asuntos mayores de la vida humana, como son el amor, la soledad, la poesía, la muerte, la frustración, etc., lo han puesto en los más altos lugares de la tradición literaria de todos los tiempos. Por otra parte, en muchas ocasiones García Márquez ha revertido en sus novelas y cuentos a temas y formas de representar que establecen un diálogo con tradiciones antiguas como la de la tragedia griega, la poesía española del Siglo de Oro, el Quijote y el cuento modernista. 

Su infancia transcurrió en su natal Aracataca, donde se crió con sus abuelos y donde, como dijo en repetidas ocasiones, oía con fervor las historias de su abuela, Tranquilina Iguarán Cotes, de las que tomó muchas historias de su pueblo ficticio de Macondo y sus habitantes así como maneras de contar.  Posteriormente vivió con sus padres en Barranquilla, donde hizo estudios de primaria y empezó el bachillerato, y luego en Zipaquirá, donde se graduó de bachiller. Posteriormente se radicó en Bogotá para ir a la universidad. Detestó la ciudad desde el primer momento, por su clima y las costumbres de sus habitantes, los cachacos, como se puede ver en casi todas sus obras. En Bogotá estudió derecho pero abandonó la facultad y se dedicó al periodismo, oficio que le permitió mantenerse y empezar su carrera como escritor. Fue durante muchos años corresponsal en ciudades como París, México y Nueva York, y gracias a esto pudo dedicarse a escribir. Su primer éxito fue Cien años de soledad, y a partir de su publicación dejó su trabajo como periodista, a pesar de que a lo largo de su carrera volvió a la prosa periodística con obras como Chile, el golpe y los gringos (1974), La aventura de Miguel Littin clandestino en Chile (1986), Relato de un náufrago (1970) y Noticia de un secuestro (1996). En 2002 publicó sus memorias en el volumen titulado Vivir para contarla. Una vez establecido y reconocido como escritor de talla mundial, García Márquez continuó su producción literaria y en algunas ocasiones actuó como facilitador en procesos políticos colombianos y latinoamericanos.

García Márquez pasó la mayor parte de su vida en Ciudad de México, donde vivió hasta su muerte en 2014 en Ciudad de México. 

 Obras principales de Gabriel García Márquez

  • La hojarasca (1955)
  • El coronel no tiene quien le escriba (1961)
  • La mala hora (1962)
  • Los funerales de la Mamá Grande (1962)
  • Cien años de soledad (1967)
  • Isabel viendo llover en Macondo (1968)
  • Relato de un náufrago (1970)
  • La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (1972)
  • Ojos de perro azul (1972)
  • Chile, el golpe y los gringos (1974)
  • El otoño del patriarca (1975)
  • Todos los cuentos de Gabriel García Márquez: 1947-1972 (1975)
  • Crónicas y reportajes (1976)
  • Crónica de una muerte anunciada (1981)
  • El amor en los tiempos del cólera (1985)
  • La aventura de Miguel Littin, clandestino en Chile (1986)
  • Diatriba de amor contra un hombre sentado: monólogo en un acto (1987)
  • El general en su laberinto (1989)
  • Doce cuentos peregrinos (1992)
  • Del amor y otros demonios (1994)
  • Noticia de un secuestro (1996)
  • Vivir para contarla (2002)
  • Memoria de mis putas tristes (2004)

 

Cientocincuenta años de María ‘monumento de identidad nacional’ 

“La novela María (1867) de Jorge Isaacs es una gran novela y está cumpliendo ciento cincuenta años que queremos celebrar. Es una novela cuidada en cada detalle, revisada cuatro veces por un autor que es plenamente consciente de la tradición literaria en la cual quiere insertarse, la tradición literaria nacional en construcción y la tradición del romanticismo en particular, tanto latinoamericano como europeo. Es la novela de un autor muy sensible a los problemas, contradicciones y aporías asociadas con el romanticismo. A todo esto me refiero cuando afirmo que es una gran novela.

El hecho de que haya sido elegida por la élite letrada colombiana de su momento como fidedigno retrato en el que se revelaba la nación resultó a la postre aprisionar la novela dentro de la piedra del monumento en que se la convirtió. Mi percepción actual me hace pensar en esta novela no (o no solo) como dispositivo de domesticación de poblaciones y geografías, sino también como objeto de domesticación ella misma. [E]s una novela que le fue enajenada a su autor, no sólo en términos patrimoniales sino también simbólicos, al convertírsela en monumento a base de limar sus asperezas y pañetar sus fisuras. Hacerla legible de nuevo significa leerla como el lugar de tensiones no resueltas que en realidad es: María es un tejido apretado y denso de hilos que se enredan y se anudan y que nos permiten entrar y salir de ella para contravenir los gestos de reverencia que la petrifican y que acaban por ignorarla. Acaban por convertirla en monumento, demasiado visible, y naturalizado como parte de un paisaje que quizá no comprendemos. Recorrer algunos de sus hilos permite sin duda recorrer también los hilos de nuestra historia literaria y nacional: volver la novela a la vida para leerla y tratar de entendernos.”[1]

Esa pluralidad de interpretaciones que Carolina Alzate prefigura incluye incluso las voces que han descalificado la novela; de hecho se ha puesto en duda su autoría –atribuida por algunos a su hermano Lisímaco–, se la descalificó como lectura perjudicial para los jóvenes y recientemente se la tilda de cursi y sensiblera. Sin embargo, como señala la investigadora Alzate, sea como sea, es un punto de referencia de nuestra identidad,  la novela colombiana más difundida y reconocida antes de Cien años de soledad.

En efecto, María pasa al imaginario colectivo no sólo colombiano, de ahí que se la subtitule en sus ediciones no colombianas ‘Novela americana’.

***

“El señor Isaacs vió la luz en Cali, y en el seno de las comodidades buscadas por su padre, inglés activo, industrial y caballeroso; pérdidas inmerecidas lo atrasaron, y la muerte vino en segunda á completar la ruina, arrebatando al laborioso jefe de la familia. (…) Por fortuna para el autor de MARÍA, le ha tocado en suerte el hogar bogotano, cuna de su gloria, donde es profundamente estimado, ménos por sus notables obras que por las buenas cualidades de su sér. Disputándose en él las que son propias de las tres razas de que desciende: era su padre inglés de nacimiento, pero de raza judía; el amor lo inclinó á la religión de Jesucrito y le dio otra patria, la nuestra, donde se estableció casándose con la hija de un capitan español. Así es que Jorge tiene en su apostura y en sus arranques, en sus ideas y en su pluma, reminiscencias hebráicas, españolas é inglesas. No es un tipo: es un original. Es preciso tener en cuenta quién es su autor (y por eso lo hemos dicho) para hablar de la obra que anunciamos. María es, como su autor, un sér triple, indefinible; es una Rebeca sajona viviendo en Sevilla.”.[2] También acierta J.M. Vergará en conectar esa ya mencionada pluralidad de la obra con la variopinta procedencia de su autor. Así Alzate demuestra, por ejemplo, que esa misma monumentalidad de nuestra interpretación

 Algunas ediciones de María:

  • Isaacs, Jorge: María. 1ª ed. Bogotá: Imprenta de Gaitán, 1867.
  • Isaacs, Jorge: María. 2ª ed. Bogotá: Imprenta de Medardo Rivas, 1869.
  • Isaacs, Jorge: María. 3ª ed. Bogotá: Imprenta de Medardo Rivas, 1878.
  • Isaacs, Jorge: María. Edición definitiva corregida por el autor: Bogotá, Librería Camacho Roldán y Tamayo, 1922.
  • Isaacs, Jorge: María. (Prólogo de Enrique Anderson Imbert). México: F.C.E., 1954.
  • Isaacs, Jorge: María. Edición de Gustavo Mejía, Caracas: Ayacucho, 1978.
  • Isaacs, Jorge: María. Edición de Donald McGrady, Madrid: Cátedra, 1986.
  • Isaacs, Jorge: María. Edición de Mª Teresa Cristina (Vol. I Obras Completas de Jorge Isaacs). Bogotá: Universidad Externado de Colombia. Universidad del Valle, 2005.

[1] Alzate, C. Leyendo en las fisuras del monumento. La enfermedad de María, el judaísmo y la muerte. (Conferencia, Cali, Colombia. 2018)

[2] Nota del prólogo que acompañó desde su segunda edición bogotana (), con frecuencia, la novela. Elaborado por José María Vergara y Vergara, junio de 1878.